Jamón excelente, jamón Rodona...

Jamón excelente, jamón Rodona...

CERDOS IBÉRICOS DE LA DEHESA SALMANTINA

Nuestros productos proceden de los cerdos ibéricos nacidos y criados en nuestras fincas de la dehesa salmantina.

Allí son alimentados de forma completamente natural, a base de bellotas y piensos naturales como cebada, trigo, maiz y soja y son sometidos a un estricto control veterinario.

Sólo en España se cría el cerdo ibérico, una raza que crece en libertad y se alimenta de bellotas en los bosques de encinas. Conseguir un auténtico jamón ibérico de bellota puede costar hasta tres añosy solo un pequeño porcentaje de los jamones ibéricos que se producen en España cumple con las más altas exigencias de calidad.

 

Cerdo ibérico

El cerdo ibérico, una raza única

Para que el jamón ibérico obtenga la categoría de producto excelente se necesita un cerdo de raza ibérica, distinto al cerdo blanco o común. Puede ser un cerdo ibérico puro o cruzado con Duroc-jersey, siempre y cuando la pureza genética sea superior al 75%.

La raza del cerdo ibérico es única en el mundo y sólo se cría en las dehesas del suroeste peninsular. Por ello, no tiene mucho sentido comparar un jamón ibérico con los italianos, los "prosciuttos"de Parma y San Daniele o los franceses de Bayona.

 

Su mejor propiedad: La grasa intramuscular, entreverada...

El cerdo ibérico posee características que lo distinguen: cabeza pequeña, hocico afilado, cuello corto y muy musculoso, pezuña abierta y negra, pelo débil y escaso, piel oscura o con manchas blancas, y patas largas, finas y musculosas que le permiten recorrer grandes distancias en busca de las bellotas.

Es la única raza en el mundo capaz de almacenar grandes depósitos lípidos que se infiltran entre sus masas musculares, lo que le proporciona su característico veteado mármoreo y una incomparable untuosidad, textura y aroma. Porque estos cerdos con su andar comiendo, consiguen críar menos grasas superficiales y más grasas entreveradas.

 

Jamón ibérico de bellota. Su alimentación y su regimen de libertad es clave.

Entre los jamones ibéricos, el premio a la excelencia gastronómica se lo lleva el de bellota, quien lo ha probado puede dar fe de ello.

Estos jamones proceden de cerdos criados en libertad que se alimentan de bellotas, pasto y hierbas aromáticas. Es un proceso caro porque entre tres cerdos se comen los pastos y bellotas de unas dos hectáreas de dehesa.

Durante la fase de engorde, el cerdo ibérico puede llegar a comer hasta 12 kilos de bellotas en un día, un fruto con grasa mono y poliinsaturada y rico en glúcidos que aporta a la carne sus particulares cualidades aromáticas y gustativas y unos claros beneficios cardiosaludables.

Las bellotas tanto de encinas como de alcornoques que pueblan las dehesas españolas proporcionan el alimento básico al cerdo ibérico durante la época de montanera.

La época de montanera dura tres meses, entre noviembre y enero, con el otoño en pleno apogeo y con las bellotas que ya han caído al suelo. Es el momento del gran festín para el cerdo ibérico.

 

El esfuerzo físico que realiza el cerdo en la búsqueda de su alimento retarda el engorde de los animales -que no sobrepasan los 180 kilos- y logra que la grasa se infiltre aún más, obteniendo así carnes más jugosas y de excepcional sabor.

 

Solo un pequeño porcentaje de los jamones ibéricos que se producen en España son de bellota

Sólo el jamón ibérico de bellota procede de cerdos ibéricos criados en libertad y alimentados exclusivamente en régimen de montanera. Y como es lógico, sólo un pequeño porcentaje de los jamones ibéricos que se producen en España son de bellota. Con la cantidad de bellotas que comen no hay dehesas suficientes para alimentar a todos los cerdos ibéricos.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: